1 Seis Claves - unicef.org · Mireya Afanador Mercedes Jiménez Barros Olga Isaza De Francisco ... Lo hace de manera especial con NNAJ, cuyos dere-chos son el motivo de la Estrategia - [PDF Document] (2024)

Seis Claves

Participación de niñas, niños, adolescentes y jóvenes 1

Ir al Contenido

Seis Claves

Participación de niñas, niños, adolescentes y jóvenes

Como niña, niño, adolescente o jovenTENGO DERECHO A PARTICIPAR

Ir al Contenido

Ir al ContenidoIr al Contenido

ESTRATEGIA - HECHOS y DERECHOSParticipación de niñas, niños, adolescentes y jóvenes.

Seis Claves.

PROCURADURIA GENERAL DE LA NACIONEDGARDO JOSE MAYA VILLAZÓNProcurador General de la Nación

AROLDO WILSON QUIROZ MONSALVOProcurador Delegado para la Defensa de los Derechos

de la Infancia, Adolescencia y la FamiliaVIVIAM NEWMAN

Directora de Cooperación Internacional

INSTITUTO COLOMBIANO DE BIENESTARFAMILIAR

ELVIRA FORERO HERNÁNDEZDirectora General

LUZ MILA CARDONADirectora Técnica

PROGRAMA PRESIDENCIAL COLOMBIA JOVENLUZ PIEDAD HERRERA

Directora

FEDERACION NACIONAL DE DEPARTAMENTOSMARIA TERESA FORERO DE SAADE

Directora Ejecutiva de la Federación Nacional deDepartamentos

FUNDACIÓN PLANGABRIELA BUCHERDirectora Nacional ELIANA RESTREPO

Gerente Nacional de Programas

SAVE THE CHILDREN U. K.ROBYN BRAVERMAN

Directora del Programa en ColombiaMARIA INES CUADROS

Directora Adjunta

ORGANIZACIÓN INTERNACIONAL PARA LAS MIGRACIONESJOSE ANGEL OROPEZA

Jefe de MisiónJUAN MANUEL LUNA

Coordinador Programa Niños

FONDO DE POBLACIÓN DE LAS NACIONES UNIDASDIEGO PALACIO

RepresentanteLUCY WARTENBERGRepresentante Auxiliar

FONDO DE LAS NACIONES UNIDAS PARA LAINFANCIA – UNICEF

PAUL MARTINRepresentante de UNICEF para Colombia

ANTONELLA SCOLAMIERORepresentante adjunta y Coordinadora de Programas

MESA INTERINSTITUCIONAL DE PARTICIPACIÓN INFANTIL Y JUVENILAlcaldía Mayor de Bogotá -Secretaría Distrital de Integración Social, Subdirección de Infancia – Convenio UNICEF,

Fondo de la Naciones Unidas para la Infancia – UNICEF, Fundación Centro Internacional de Educación y Desarrollo Humano –CINDE, Fundación Plan, Instituto Colombiano de Bienestar Familiar - ICBF, Ministerio de la Protección Social,

Organización Internacional para las Migraciones - OIM, Programa Presidencial Colombia Joven, Save the Children, Visión Mundial.

EQUIPO TÉCNICOCarlos Ivan García Suárez

Carolina González Diana Saenz

Elsa Victoria Jaramillo Gabriela LunaHugo Hidalgo

Jorge CamachoJuan Carlos Garzón Luz Maria Babativa

Margarita Montenegro María Camila Villar Guhl

Martha Caipa Martha Sofía Ardila Simpson

Mireya AfanadorMercedes Jiménez BarrosOlga Isaza De Francisco

Sandra López

COORDINACIÓN EDITORIALMESA DE PARTICIPACIÓN INFANTIL Y JUVENIL

Fotografías: UNICEF

DISEñO GRáFICO E IMPRESIÓN SERVICIOS CREATIVOSHilda María Gómez Duque

Dirección de Arte y Conceptualización Gráfica

ISBN: 978-958-97846-9-3

Diciembre de 2008, Bogotá D.C., Colombia. Primera Edición, 1.000 ejemplaresSe autoriza reproducción total o parcial, siempre y cuando se cite la fuente.

©Derechos reservados

9 Participación: del derecho al hecho

14 1. A cualquier edad.

16 2. En condiciones de equidad.

18 3. En múltiples escenarios, niveles y formas.

20 4. En un ambiente favorable.

22 5. De modo autónomo, integral y continuo.

24 6. Con un impacto real.

9 Participación: del derecho al hecho

14 1. A cualquier edad.

16 2. En condiciones de equidad.

18 3. En múltiples escenarios, niveles y formas.

20 4. En un ambiente favorable.

22 5. De modo autónomo, integral y continuo.

24 6. Con un impacto real.

Seis Claves

9

Una nación es democrática en la medida que todos sus ciudadanos y ciudadanas participan y, niñas, ni-ños y adolescentes son ciudadanos progresivamente.

La Estrategia Municipios y Departamentos por la Infancia, la Adolescencia y la Juventud, Hechos y Derechos, promueve el mejoramiento de la gestión pública en el ámbito territorial para garantizar y res-tituir los derechos de niñas, niños, adolescentes y jóvenes (NNAJ), que constituyen cerca del 50% de la población colombiana.

Es un proceso vivo de asistencia técnica para el fortalecimiento de las capacidades de los responsa-bles del cumplimiento de los derechos, que si bien concentra sus esfuerzos en las administraciones terri-toriales, también es una plataforma que convoca a otros actores sociales: familias, comunidad, institu-cionalidad.

Lo hace de manera especial con NNAJ, cuyos dere-chos son el motivo de la Estrategia y que tienen en ella un papel protagónico. También lo hace con el sector privado, que ha expresado su decisión de arti-cularse estratégicamente a la gestión de las políticas públicas de infancia, adolescencia y juventud en los territorios, aportando su capacidad y compromiso para asegurar un país al alcance de los niños y las niñas.

En junio de 2007, Hechos y Derechos conformó la Mesa de Participación, espacio de diálogo entre go-

bernantes y NNAJ de diferentes partes del país, con el fin de que sus voces sean escuchadas y tenidas en cuenta donde se toman decisiones que influyen en su calidad de vida. La Mesa es apoyada por un grupo de funcionarias y funcionarios de diversas ins-tituciones1, comprometidas con el objetivo de que todos los NNAJ tengan oportunidades y dispongan de escenarios de participación en la vida de sus co-munidades.

Desde su creación, la Mesa ha obtenido diversos logros: inclusión de la participación de NNAJ como prioridad de la Estrategia Hechos y Derechos, en la IV Cumbre de Gobernadores realizada en Valledu-par en junio de 2007, una aproximación a la situa-ción del derecho a la participación de NNAJ en el país y el análisis de la participación de NNAJ en la formulación de los planes de desarrollo 2008-2011, presentado en la VI Cumbre de Gobernadores, rea-lizada en Paipa en julio de 2008.

El derecho a la participación es un derecho clave, es garantía de los demás derechos y fortalece en los NNAJ la capacidad de reflexión personal y colecti-va, estimula el reconocimiento de opciones, les per-mite pensar en el largo plazo y mejora su capacidad

Participación: del derecho al hecho

1 Unicef, Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), Organización Internacional para las Migra-ciones (OIM), Save the Children, Plan Internacional, Secretaría de Integración Social de Bogotá, Visión Mundial, Colombia Joven y Cinde.

Ir al Contenido

10

sobre su importancia en los propios NNAJ, en las personas adultas, en las ONGs y en las entidades gubernamentales. El saber y las prácticas disponi-bles sobre enfoques de participación, metodologías, estrategias de promoción e indicadores para el se-guimiento y monitoreo al derecho a la participación son casi inexistentes o desconocidas. Frente a esta situación, resulta evidente para la Mesa de Participa-ción de NNAJ de la Estrategia Hechos y Derechos, la necesidad de desarrollar acciones para fortalecer la participación de NNAJ en todos los escenarios en los que transcurre su vida. Un primer aporte son estas Seis claves, que trazan un marco conceptual y operativo para su participación auténtica, significa-tiva y protagónica.

para interesarse y actuar en los asuntos colectivos y públicos. Su ejercicio les permite incidir y aprender a confiar. Sin embargo, es un derecho poco reco-nocido que debe promoverse a lo largo de todo el ciclo vital (0 a 26 años), en los diferentes escenarios de socialización (familia, escuela, comunidad, esce-nario público), en las diferentes áreas de derecho (existencia, desarrollo, protección, participación) y a lo largo de todo el ciclo de la política pública (for-mulación, implementación, seguimiento, monitoreo y evaluación).

Uno de los tantos factores que inciden en el bajo reconocimiento del derecho a la participación, es la poca conciencia o nula preocupación existente

¿Por qué es importante que niñas, niños, adolescentes y jóvenes participen?

• Porque contribuye a mejorar la toma de deci-siones públicas sobre los temas de niñez, ado-lescencia y juventud, asegurando que quienes tienen la experiencia directa de su situación puedan hacer escuchar su voz.

• Porque es la manera de incluirles en la socie-dad como ciudadanos activos y responsables, en un país donde constituyen cerca del 50% de la población: desarrollan su capacidad de vincularse con los otros, de escuchar, de cui-dar, de congregar, de incidir; miliarizan con el derecho a ser diferentes en términos de raza, etnia, género, lengua, edad, etc., en un marco de solidaridad y responsabilidad.

• Porque mejora la gobernabilidad, entendida como el grado de apoyo de la ciudadanía hacia sus go-bernantes, que depende de la percepción que ten-gan personas, grupos, gremios e instituciones sobre la efectiva representación en ellos de sus intereses. Un o una gobernante que busca que su gestión sea legítima, no puede actuar de espaldas al 50% de la población, representada por NNAJ.

• Porque profundiza la democracia, al reconocer a NNAJ como constructores fundamentales de sus propios destinos y los de sus comunidades. No se puede hablar de un modelo de gobierno democráti-co si no se reconoce que todas las personas, inclui-dos NNAJ, son inteligentes, capaces de actuar por sí mismas y dotadas de voluntad.

Participación de niñas, niños, adolescentes y jóvenes

Ir al Contenido

11

La Constitución Nacional definió a Colombia como “Estado social de derecho, organizado en forma de República unitaria, descentralizada, con autonomía de sus entidades territoriales, democrática, participativa y pluralista, fundada en el respeto de la dignidad huma-na, en el trabajo, y la solidaridad de las personas que la integran y en la prevalencia del interés general.”

En el Artículo 2, estableció como uno de los fines esenciales del Estado facilitar la participación de to-das las personas en las decisiones que los afectan y en la vida económica, política, administrativa y cultural de la Nación. En el Artículo 40, consagró el derecho de todo ciudadano a participar en la con-formación, ejercicio y control del poder político. En el Artículo 44, definió como uno de los derechos fundamentales de los niños, niñas y adolescentes la libre expresión de su opinión asignando a la vez la obligación para el Estado, la sociedad, y la familia de concurrir para su garantía. En el Artículo 45, es-tableció la obligación para estos actores, de garan-tizar la participación activa de los jóvenes en los or-ganismos públicos y privados que tengan a cargo su protección, educación y progreso. Igualmente en los Artículos 49 y 68, estableció que todos los servicios como la salud y la educación, deberán organizarse y prestarse con la participación de la comunidad.

Estableció que le corresponde al Congreso regular las instituciones y mecanismos de participación ciu-dadana (Artículo 152), a los municipios promover la participación comunitaria (Artículo 311) y, a la so-

ciedad civil organizada participar en la elaboración de los Planes de Desarrollo Local, vigilar y controlar la prestación de los servicios y las inversiones que se realicen en servicios públicos (Artículo 318).

Por su parte, la Convención Internacional sobre los De-rechos del Niño, ratificada por Colombia mediante Ley 12 de 1991, en su Artículo 12, afirmó radicalmente la idea de que los niños son ciudadanos con derechos. En ese sentido, considera de la mayor importancia que todos los niños, niñas y adolescentes tengan la oportu-nidad de participar en programas que afectan su vida directamente. La Convención entiende la participación como el proceso de compartir las decisiones que afec-tan la vida propia y la vida de la comunidad en la cual se vive. Afirma que no se puede esperar que re-pentinamente los niños y niñas se conviertan en adultos responsables y participativos a la edad de 18 años, sin ninguna experiencia previa en las habilidades y responsabilidades que requiere la participación en la vida pública. Sostiene que la participación no puede enseñarse como una abstracción y afirma que los niños deben y pueden ser ante todo actores con autonomía, lo que incrementa su sentido de control y predicción sobre su entorno y es clave para su bienestar.

Marco normativo y escenarios de la participación de niñas, niños, adolescentes y jóvenes2

2 Adaptado de “Participación de niños, niñas y ado-lescentes en el contexto de la gestión pública depar-tamental”. ICBF, Procuraduría General de la nación, UNICEF, compilado por CIMDER Universidad del Va-lle, 2007

Seis Claves

Ir al Contenido

Participación de niñas, niños, adolescentes y jóvenes

12

La Ley 1098 de 2006, mediante la cual se promulga el Código de la Infancia y la Adolescencia contempla dentro de los principios y fundamentos orientados a garantizar a los niños, a las niñas y a los adolescen-tes su pleno y armonioso desarrollo, el derecho a la participación, tal como lo define el Artículo 31, que establece que los niños, las niñas y los adolescentes tienen derecho a participar en las actividades que se realicen en la familia, las instituciones educativas, las asociaciones, los programas estatales, departamen-tales, distritales y municipales que sean de su interés. El Estado y la sociedad propiciarán la participación activa de las niñas, los niños y los adolescentes en organismos públicos y privados que tengan a cargo la protección, cuidado y educación de la infancia y la adolescencia, en articulación con las entidades responsables de la garantía de los derechos, la pre-vención de su vulneración, su protección y su restable-cimiento, en los ámbitos nacional, departamental, dis-trital, municipal y resguardos o territorios indígenas.

La Ley 115 de 1994 o Ley General de Educación establece los mecanismos de participación en el ám-bito educativo a través de los Consejos y Personeros Estudiantiles. Cabe resaltar la figura de las y los Per-soneros Estudiantiles, regulados por el Decreto 1860 de 1994: tienen la función de promover, proteger y defender los derechos humanos de los niños, niñas y adolescentes en el espacio escolar. Reciben, evalúan y dan curso a las quejas de los estudiantes cuando sienten que se están vulnerando sus derechos. Tra-mitan ante el Consejo Directivo de los colegios las inquietudes encaminadas a defender y promover los derechos estudiantiles.

Por su parte, la Ley 375 de 1997, o Ley de Juventud, establece los Consejos de Juventud como organismos colegiados y autónomos, conformados por jóvenes de 14 a 26 años, elegidos por voto popular y regulados por el decreto 089 de 2000. Dichos Consejos son

organismos integrados por jóvenes, que asesoran a la administración territorial y/o al Gobierno Nacional en la preparación y realización de programas diri-gidos a la juventud. Los Consejos son elegidos para un período de tres años. En cada municipio o distrito existirá un Consejo Municipal o Distrital de Juventud; en cada departamento, un Consejo Departamental de Juventud, cuando se hayan elegido por lo menos el 50% de los municipales en cada departamento; y en el país, un Consejo Nacional de Juventud, cuando se hayan conformado por lo menos el 50% de los departamentales. Este conjunto conformará el Sistema Nacional de Juventud.

Los Consejos de Juventud (así como adolescentes y jóvenes en general) pueden actuar ante los Concejos Municipales y Distritales, las Asambleas Departamen-tales, los Consejos de Política Social y Consejos de Planeación Territorial, para promover oportunidades para esta población. Así mismo, pueden participar en el diseño, coejecución, seguimiento y control de los Planes Municipales, Distritales y Departamentales de Desarrollo.

¿Para qué sirven los Consejos de Juventud? Para ayu-dar a mejorar la gestión pública y hacer control social de la misma; trabajar como gestores e impulsores de políticas y planes de desarrollo juvenil o en temas de interés social, cultural político y económico; contribuir a la integración de todos los esfuerzos, grupos y ex-periencias juveniles para el desarrollo individual y co-lectivo; designar delegados ante otras instancias de participación; contribuir al fortalecimiento de instan-cias encargadas de las políticas de infancia, adoles-cencia y juventud; y presentar y desarrollar proyectos con el fin de impulsar y fortalecer los procesos de participación y organización de las y los jóvenes.

Otro espacio que pueden ocupar los y las adolescen-tes y jóvenes para ejercer su derecho a la participa-

Ir al Contenido

Seis Claves

13

ción es el Consejo Nacional de Planeación Partici-pativa. Es una instancia creada por el Artículo 340 de la Constitución, que sirve como foro de discusión del Plan Nacional de Desarrollo. El Consejo articula propuestas de diferentes sectores, organizaciones y personas naturales, a través de foros regionales en todo el país y de audiencias públicas sectoriales, en-tre las que se realiza una sobre juventud.

Además de estos espacios de participación formal-mente reglamentados, existen múltiples experiencias sociales, culturales políticas y económicas, en las que participan NNAJ que aportan a su desarrollo y al de sus comunidades desde la vivencia en los espacios familiares, escolares, comunitarios y sociales, a tra-vés de la producción cultural, la promoción de los derechos humanos, la convivencia ciudadana y las culturas de paz; la protección y defensa del medio ambiente, el desarrollo integral juvenil (educación de calidad, salud sexual y reproductiva, arte y cultura, recreación y deportes, tecnologías de la información, etc.) y la protección de violaciones de sus derechos (prevención del abuso sexual y la explotación sexual comercial, el VIH/SIDA, el consumo de sustancias psicoactivas, el reclutamiento y la utilización en el conflicto armado y en todas las formas de violencia o actividades perjudiciales a su desarrollo, dignidad humana y proyecto de vida.

Un análisis sobre la participación de NNAJ en muni-cipios y departamentos, permite detectar muchas ex-periencias que esperan ser reconocidas, fortalecidas y visibilizadas por el Estado colombiano a través de los gobiernos locales y departamentales, así como de la sociedad civil en general. Es importante destacar que en América Latina y en nuestro país, predominan las formas no autónomas y distorsionadas de partici-pación de las niñas, niños, adolescentes y jóvenes, las cuales realmente son modelos de NO participa-ción3, tales como:

• La manipulación NNAJ hacen y dicen lo que los adultos quieren que hagan y digan, no comprenden de qué se trata porque no son infor-mados, son consultados pero no se les retroalimen-ta sobre los resultados).

• La decoración “convidados de piedra”, NNAJ asisten a eventos sin conocer de qué se trata real-mente y van por el refrigerio o por estar con ami-gos más que por la causa, no inciden en nada, son usados no para la causa de los niños, niñas y adolescentes, sino para la causa de los adultos.

• El simbolismo NNAJ tienen oportunidad de ex-presarse pero en realidad tiene poca o ninguna incidencia, son nombrados “alcalditos”, “contra-loritos” y “ personeritos”, remedando discursos y actitudes adultas, con poca oportunidad de ser ellas y ellos mismos y de expresar realmente sus propias opiniones).

Por ello, es imperativo avanzar en la apertura y for-talecimiento de espacios y procesos de participación auténtica, significativa y protagónica de NNAJ, pero es necesario reconocer que este tipo de participación (auténtica, significativa y protagónica) es, no obs-tante, un proceso de construcción social novedoso e innovador en el país, es un reto que requiere de estrategias de pedagogía política y social y de una consecuente movilización social e institucional. En ese marco, Seis Claves es una apuesta que la Estrategia Hechos y Derechos propone para contribuir no sólo a la garantía de derechos de NNAJ y al mejoramiento de su calidad de vida, sino al fortalecimiento de la ciudadanía y de la democracia en clave de diálogo intergeneracional.

3 La Participación de los Niños. De la participación sim-bólica a la participación auténtica. Ensayos Inncenti, Unicef, Bogotá, 1993

Ir al Contenido

14

La participación de niños, niñas, adolescentes y jóvenes (NNAJ) se desarrolla de acuerdo con sus capacidades, necesidades y expectativas en cada momento de la vida. Participan desde que nacen y las miradas, caricias, sonrisas y palabras de otras personas les nutren y les hacen saber que les entienden y aman. En los primeros años, su sonrisa significa que se sienten bien y seguros; cuando aprenden a hablar les alegra saber que son escuchados, tomados en cuenta y que sus decisiones son respetadas.

Luego, en la edad de la escuela, en la adolescencia y en la juventud, experimentan y van desarrollando maneras más complejas de participación, pues este derecho humano consiste en tomar parte en las discusiones de los asuntos que les atañen y también en los que tienen que ver con el bienestar general de las comunidades, en intervenir en la toma de decisiones sobre dichos asuntos y actuar en las acciones para solucionarlos.

En todo caso, sea cual sea la edad o la generación a la que pertenezcan, es motivo de felicidad saber que sus expresiones, opiniones, acciones y aportes son valorados y se asumen como importantes y válidos para el mejoramiento de su bienestar y el de sus comunidades y territorios.

Como niña, niño, adolescente o joven TENGO DERECHO A PARTICIPAR

Participación de niñas, niños, adolescentes y jóvenes

1. A cualquier edad

Ir al Contenido

Seis Claves

15

Con su participación activa, libre y significativa, los NNAJ desarrollan una conciencia de sí mismos, de sus derechos y potencialidades, así como de los de los colectivos a los que pertenecen.

El reconocimiento y la valoración social de la clave “A cualquier edad” en los procesos de participa-ción, implican que podrá hacerlo en múltiples modos y de acuerdo con sus propios intereses, escenarios y contextos.

No hay lugar, entonces, a que entre los propios NNAJ se piense que la participación es más intere-sante, potente o transformadora a una cierta edad de los sujetos participantes. Se puede decir, más bien, que ésta es diversa y plural y que promueve el desarrollo personal y social, independientemente de que ésta se dirija a rangos específicos de edad o se ordene por la pertenencia a grupos generacionales o de pares como primera infancia, edad escolar, pu-bertad, adolescencia o juventud.

Implicaciones para las Personas Adultas

La adopción de esta clave de la participación de NNAJ, por parte de las personas adultas, tiene im-plicaciones tanto para los familiares y cuidadores como para los decisores de las políticas públicas y los gobernantes. Todos ellos deben:

• Reconocer que NNAJ no son adultos pequeños o en escala y que, por tanto, no hay un solo modo correcto o significativo de participación según éste se acerque a los modos adultos de la misma. Esta percepción equivocada conduce muchas veces a que NNAJ no entiendan lo que se espera de ellos o que tampoco puedan expli-car cómo necesitan o quieren participar. Tam-bién a que las personas adultas y gobernantes se frustren por una baja participación de NNAJ, en procesos que simplemente son mal planifica-dos porque corresponden una perspectiva adul-

ta y no interpretan las necesidades e intereses de otros grupos de edad o generacionales.

• Saber que la participación comprende miradas, risas, llanto, lenguaje y todas las formas de ex-presión desde el nacimiento, y que ésta se va ampliando mediante modos más complejos y diversos a medida que el tiempo va avanzando. Una atención cuidadosa a todas esas formas significa valorar, por tanto, el ejercicio activo de ese derecho por parte de NNAJ.

• Tener la disposición y la apertura a promover la participación específica, de acuerdo con gru-pos de edad o generacionales, en los procesos de gestión territorial, en respeto de los diversos intereses, modos y lenguajes de la participación de NNAJ.

Ir al Contenido

Participación de niñas, niños, adolescentes y jóvenes

16

2. En condiciones de equidad

El derecho a la participación, como todos los derechos, es universal: cubre a todas y todos. Por ello, no hay ninguna condición o situación personal que pueda usarse como excusa para impedir o limitar la participación.

Ello quiere decir que si un niño, una niña, un o una adolescente o un o una joven, posee alguna característica perteneciente a un menor número de personas o que ha sido menos valorada socialmente (clase social, color de la piel, discapacidad física o cognitiva, creencia religiosa, entre otras), no sólo no debe afectar su derecho a la participación, sino que tiene el derecho a que se tomen medidas especiales, para incluirle de manera preferencial en los procesos de participación y prestar mucha atención a las condiciones adecuadas para que lo pueda hacer. También significa que no se debe permitir burlas, malos tratos o formas de desprecio o discriminación en su contra.

Como niña, niño, adolescente o joven TENGO DERECHO A PARTICIPAR

La mayor implicación de esta clave debe ser, en-tonces, la vivencia y el disfrute de la participación significativa por parte de todos los niños, niñas, ado-lescentes y jóvenes (NNAJ) independientemente de sus características o condiciones propias. El valor de este derecho no se agota en sí mismo, sino que su ejercicio representa la posibilidad misma de exigir y disfrutar de todos los derechos, sin que quepan

o sean aceptables tratamientos de discriminación y exclusión por ningún motivo.

En los procesos de participación, cada quien tiene derecho, entonces, al reconocimiento propio y de otras personas como parte importante del conjunto general de NNAJ, pero al mismo tiempo al recono-cimiento de su dignidad humana como persona con

Ir al Contenido

Seis Claves

17

características particulares por razones de etnia, cul-tura, género, orientación sexual, clase social y en situación de discapacidad y/o de desplazamiento.

En el caso de instituciones específicas como la escue-la, los procesos de participación en condiciones de equidad requieren la discusión, diseño e implemen-tación de programas específicos bajo el modelo de escuelas inclusivas lo que conduce no sólo a cam-bios dentro del aula, por ejemplo con pedagogías

colaborativas, sino también a transformaciones en el ordenamiento institucional y en su conjunto en las comunidades educativas. Así mismo, los NNAJ pueden disfrutar y reclamar la garantía del derecho a participar cuando perte-necen a organizaciones o agrupaciones juveniles, tribus urbanas y grupos infantiles específicos, pues la sociedad requiere de su aporte creativo y artístico y aprender de sus diferencias.

Implicaciones para las Personas Adultas

Asumir esta clave en todos los procesos de participa-ción social implica un cambio fundamental en la mi-rada por parte de las personas adultas hacia NNAJ, pues requiere percibir sus rasgos comunes, generales se podría decir, pero al mismo tiempo no pretender hom*ogeneizarlos, uniformarlos, borrar las diferencias de sus cuerpos o de sus procesos de construcción de personalidad como una supuesta condición para ac-ceder al derecho de la participación. Por el contrario, la sociedad debe disponerse no sólo a tolerar o res-petar, sino a celebrar las diferencias como una condi-ción esencial para la construcción de la democracia. Ello puede dar lugar a:

• Disponer espacios, instituciones, proyectos y pro-gramas para promover procesos de participación para, con y desde NNAJ, con ofertas tanto de tipo general como específicas, reconociendo y valorando entre ellos características particulares por razones de etnia, cultura, género, orientación sexual, clase social, en situación de discapacidad

y/o de desplazamiento, y pertenencia a tribus ur-banas y grupos infantiles y juveniles específicos.

• Explicitar en los procesos de gestión y de gobierno en los territorios el mensaje político y las medidas institucionales necesarias, no sólo para generar procesos de inclusión real de las diferencias de y entre NNAJ, como una ganancia de los procesos de participación, sino para prevenir, denunciar y sancionar toda forma de marginación, exclusión o violencia en su contra, sea ésta de tipo sexista, racista, clasista, hom*ofóbica o de cualquier otro tipo de discriminación.

• Tomar medidas compensatorias, positivas o afir-mativas para incluir NNAJ de diversas proceden-cias étnicas, culturales y geográficas.

• Garantizar la participación de NNAJ pertenecien-tes a grupos infantiles y juveniles específicos, así como a diversas tribus urbanas.

Ir al Contenido

Participación de niñas, niños, adolescentes y jóvenes

18

Vivir en el mismo mundo no quiere decir vivirlo de la misma manera. Todas las personas tienen modos distintos de interpretarlo, sentirlo, amarlo, conocerlo y comunicarlo. Sin embargo, en la mayor parte de ámbitos como la familia, la escuela, la comunidad o el municipio, las formas de comprender, expresar y vivir de niños, niñas, adolescentes y jóvenes no son tomadas en cuenta o lo son muy débilmente. Si se recogieran sus sueños y propuestas para la acción, los procesos de las familias, comunidades y territorios podrían enriquecerse de manera significativa.

Esta clave parte de la idea, entonces, de que la construcción de un mundo compartido requiere de distintos niveles y formas de participación acordes con las diferencias entre NNAJ y los múltiples escenarios en los que comparten su vida con las personas adultas.

3. En múltiples escenarios, niveles y formas

Como niña, niño, adolescente o joven (Mirada de... TENGO DERECHO A PARTICIPAR

Ir al Contenido

Seis Claves

19

En las prácticas familiares democráticas este dere-cho se ejerce mediante el diálogo, la negociación, el intercambio lúdico con padres y madres, y la in-fluencia en las acciones de sus familias.

En los jardines infantiles y en las instituciones educa-tivas la participación es clave para el aprendizaje y para la construcción como sujetos de derechos. Durante la vida escolar se puede intervenir en es-pacios de gobierno estudiantil; en elección de re-presentantes; en toma de decisiones sobre la comu-nidad educativa; en proyectos pedagógicos; en la mediación y resolución de conflictos; en procesos de

formación y en consultas sobre sus propios intereses y perspectivas; en la generación de proyectos o ini-ciativas escolares.

En las comunidades, diversos modos de expresión de sus necesidades, intereses, iniciativas y sabe-res se convierten en ambientes para favorecer su desarrollo. Y en los municipios y departamentos sus voces y perspectivas pueden ayudar a planes de desarrollo, políticas públicas, proyectos y pro-gramas, no sólo como beneficiarios, sino como participantes claves en su construcción, ejecución y evaluación.

Implicaciones Para Las Personas Adultas

Esta diversidad de escenarios requiere que se utili-cen metodologías diferenciadas de participación de NNAJ, acordes con sus grados de desarrollo, inquie-tudes, intereses, saberes, formas de expresión y con el grado en que deseen vincularse en los procesos participativos. También se deben contemplar diver-sos niveles de la participación, siempre y cuando se garantice en cada uno de ellos que en los NNAJ haya conciencia de la participación, de las decisio-nes tomadas junto con las personas adultas y de su repercusión efectiva.

En esta perspectiva, algunas acciones básicas para acompañar los procesos de participación de NNAJ, en sus diversos escenarios, incluyendo aquellos aso-ciados a la gestión y al gobierno en los territorios, son:

• Valorar sus intereses propios, mediante consul-tas, concertaciones y negociaciones. Ello puede incluir el estímulo del diálogo y de sus opiniones,

la apertura a sus argumentaciones, la libertad para expresar sus objeciones y un cuidado para que las perspectivas adultas no anulen o limiten las de NNAJ.

• Conceder un tiempo suficiente y de calidad, así como una escucha atenta, a los diversos modos de la participación.

• Promover formas de comunicación e interacción basadas en la lúdica y la expresividad artística o recreativa.

• Disponer de una variedad metodológica y pe-dagógica que permita reconocer y aplicar la perspectiva infantil y juvenil, de manera activa, regular y abierta en los procesos de participa-ción social, pues en el caso de los NNAJ, ésta se ejercita tanto por su propia iniciativa como por la creación de condiciones favorables para el ejer-cicio y promoción de la misma.

Ir al Contenido

Participación de niñas, niños, adolescentes y jóvenes

20

4. En un ambiente favorable

Como niña, niño, adolescente o joven TENGO DERECHO A PARTICIPAR

Como aprender a participar sólo se logra participando, niños, niñas, adolescentes y jóvenes (NNAJ) deben contar con espacios que les permitan expresarse con facilidad y en los cuales puedan poner en juego su creatividad y su capacidad de comunicación y cooperación, tanto con sus pares como con las personas adultas. Ese camino conduce a descubrir la potencialidad de sus voces y de sus acciones en el mejoramiento de sus propias vidas y las de otras personas.

Ello quiere decir que NNAJ tienen derecho a sentir seguridad y protección en los procesos de participación, a no sentir miedo con ocasión de los mismos, y a contar con personas adultas que escuchan sus opiniones y les incentivan a explorar y vivir experiencias cada vez más ricas con aprendizajes para la construcción de sus propias vidas y de la democracia y la ciudadanía. También que los espacios, muebles, objetos y metodologías se adecuan a distintos modos, intereses y formas expresivas de la participación.

Los ambientes favorables se caracterizan por pro-veer a NNAJ de vivencias y conocimientos claves para ampliar su capacidad para participar y tomar decisiones con impacto para sus vidas y realidades. Les invitan, además, a construir acuerdos y a esta-blecer normas para regular sus interacciones. Así, tales ambientes tienen como característica su flexi-

bilidad, en el sentido de que, si bien consideran la prevención y la protección contra cualquier forma de violencia o de vulneración de derechos como asuntos no negociables, al mismo tiempo aceptan cambios y renegociaciones sobre los modos de la participación de acuerdo con las necesidades, inte-reses y preferencias de NNAJ.

Ir al Contenido

Seis Claves

21

En el diseño de ambientes para la participación, es importante disponer los espacios para que NNAJ se relacionen de manera más democrática no sólo en-tre sí sino con las personas adultas. Ello sucede, por ejemplo, en el jardín infantil, cuando los objetos se encuentran al alcance de los niños y las niñas y ellos pueden, de manera autónoma, explorarlos; o en la escuela, cuando el o la docente no se sienta en un lugar distante o elevado con respecto a sus estudian-tes, sino que espacialmente demuestra su disposición

a trabajar de manera cooperativa con ellos y así lo hace efectivamente.

Los ambientes favorables favorecen la creatividad. Por ello, es clave que los espacios cuenten con recur-sos lúdicos y medios de expresión como el dibujo, la música, la recreación, el deporte y el teatro, y que promuevan procesos de organización, cooperación, reconocimiento del entorno y planteamiento de al-ternativas.

Implicaciones Para Las Personas Adultas

El diseño y la implementación de ambientes favora-bles para la participación implica que las personas adultas revisen sus formas de actuación tradiciona-les, que no tienen en cuenta los intereses y nece-sidades de los NNAJ. En la familia, la escuela, la comunidad y en general en el territorio, ello implica cambiar un papel directivo y definidor de hasta el más mínimo detalle, por un compromiso con la orien-tación, el acompañamiento, el impulso y la promo-ción de las experiencias de diálogo, concertación y participación de NNAJ. Algunas pautas de acción específicas para esta clave son:

• Prevenir la ocurrencia de cualquier forma de mal-trato, abuso o explotación de NNAJ en los proce-sos de participación y, si infortunadamente éstos llegan a ocurrir, tener previstos procedimientos oportunos y completos de detección, denuncia y restitución de derechos.

• Reconocer la participación como un proceso pedagógico, en el cual las ideas y aportes de NNAJ son tomados realmente en cuenta con el

fin de moldear conjuntamente los espacios par-ticipativos y conseguir mejores resultados de los mismos.

• Construir las normas con NNAJ, de manera que no respondan a una lógica autoritaria, sino que sean resultado del acuerdo y de pactos construi-dos entre todos los y las participantes.

• Aportar a NNAJ información significativa para las tomas de decisiones que tienen lugar en los procesos de participación.

• Promover la reflexión de NNAJ, para que exami-nen en forma constante los modos y los impactos de su participación, con el fin de realizar las re-comendaciones y ajustes pertinentes.

• Informar suficientemente a NNAJ los alcances y el sentido previstos de su participación, de mane-ra que ésta se realice sobre la base de su plena conciencia y libertad, y puedan evaluar sus resul-tados.

Ir al Contenido

Participación de niñas, niños, adolescentes y jóvenes

22

5. De modo autónomo, integral y continuo

Como sujetos de derechos, los niños, niñas, adolescentes y jóvenes) tienen capacidad para decidir de manera autónoma, es decir, con criterio propio y desde sus intereses y necesidades, para influir en los asuntos que les afectan a ellos y a sus entornos. Así, a través de la participación, no sólo aprenden a expresar sus ideas y opiniones, sino que también toman decisiones que les permiten construir, con sus pares y también con las personas adultas, entornos más amables, protectores y propicios para garantizar sus derechos.

De este modo, el derecho a la participación, a la vez que incide en la transformación de la realidad, posibilita que los NNAJ se conviertan en protagonistas de su propio desarrollo como sujetos, así como del desarrollo de sus comunidades.

La participación infantil y juvenil debe darse como un proceso integral, es decir, como un proceso que permite a NNAJ construir tanto su presente como su futuro a través de las decisiones que toman, y que posibilita el ejercicio de la totalidad de los derechos. En este sentido, la participación es un proceso de largo aliento que permite a NNAJ reconocerse como sujetos de derechos, en cuanto actúan desde sus pro-pios puntos de vista e intereses y se implican de ma-nera activa en la transformación de sus realidades.

A la vez, la participación debe ser un proceso con-tinuo, lo cual quiere decir : que debe ofrecer posibi-lidades y condiciones para que NNAJ participen en procesos y no sólo en eventos puntuales, de acuerdo con sus intereses y su disponibilidad; que debe cubrir todas las edades, desde los niños y niñas más pe-queños, hasta los y las adolescentes y jóvenes; y que debe darse en todos los espacios sociales, de manera que se garantice la expresión y escucha de las voces infantiles y juveniles en el conjunto de la sociedad.

Como niña, niño, adolescente o joven TENGO DERECHO A PARTICIPAR

Ir al Contenido

Seis Claves

23

La integralidad y la continuidad de la participación in-fantil y juvenil implican, al mismo tiempo, que este pro-ceso amplíe cada vez más los márgenes de autonomía de los NNAJ, la cual se expresa en su capacidad para ser críticos y críticas frente a la violación de sus dere-chos, proponer soluciones a las problemáticas que los aquejan, responsabilizarse de sus opiniones y acciones, asumir compromisos, y hacer valer sus intereses y puntos de vista en los procesos de toma de decisiones.

También significa que dentro del derecho a escoger sus propias formas de participación, los NNAJ de-ben estar en libertad para crear sus propias formas organizativas y de movilización, obviamente dentro del marco legal vigente.

La participación debe ser voluntaria y consciente. Bajo ninguna circunstancia y pretex-to, los NNAJ deben ser objeto de manipulación, realizando actividades impuestas por los adultos, que no consideren su proceso de desarrollo o que pongan en peligro su integridad física, psicológica y moral.

Tratándose de un proceso progresivo en el que al tiempo que se participa se van generando nue-vas competencias y autoafirmaciones en NNAJ, es notorio el papel pedagógico que puede jugar la escuela y la propia familia en la generación de los rasgos específicos de esta clave de la partici-pación.

Implicaciones para las personas adultas

La integralidad, la continuidad y la autonomía de la participación infantil y juvenil implica, para las personas adultas que viven con NNAJ, que tienen responsabilidades de formación, o que diseñan e implementan políticas públicas:

• Animar a NNAJ a hablar abiertamente acerca de sus opiniones, problemas, preocupaciones y espe-ranzas, aprender a escucharlas y a entrar en diálo-go con ellas.

• Apoyar las organizaciones y formas de moviliza-ción propias de NNAJ y de aquellas organizacio-nes sociales o comunitarias que las promueven.

• Configurar el espacio de participación como un es-pacio real de toma de decisiones de NNAJ, con impacto positivo en sus vidas.

• Posibilitar la construcción de procesos participativos continuos por parte de NNAJ, así como la creación de las condiciones para promover la permanencia de las acciones, su seguimiento y monitoreo.

• Orientar los procesos de participación infantil y juvenil a través de principios y finalidades peda-gógicas que apunten a ampliar progresivamente la autonomía de NNAJ.

• Empoderar a NNAJ para analizar sus propias pro-blemáticas, comprender la diversidad de situacio-nes en que sus derechos son violados y generar alternativas de acción para garantizarlos y promo-verlos.

Ir al Contenido

Participación de niñas, niños, adolescentes y jóvenes

24

6. Con un impacto real

Como niña, niño, adolescente o joven TENGO DERECHO A PARTICIPAR

El ejercicio efectivo del derecho a la participación de niños, niñas, adolescentes y jóvenes puede marcar una diferencia significativa en el diseño y en los resultados de las políticas, programas, proyectos y acciones dirigidos a ellos y a sus comunidades. Ello puede generar una mayor correspondencia entre lo que los NNAJ quieren y necesitan y lo que las administraciones creen que ellos quieren y necesitan.

Con ello, las administraciones pueden ampliar su comprensión de los NNAJ, de manera que no sólo garanticen los servicios relacionados con la salud, la educación o la recreación, sino que pueden conocer sus demandas y su impacto efectivo en la respuesta a sus realidades. Por su parte, la participación real e influyente de NNAJ genera no solo un sentido de pertenencia a la ciudadanía, sino que se vuelve un generador de desarrollo en la comunidad.

Ir al Contenido

Seis Claves

25

Las políticas, programas y proyectos que incluyen la participación significativa de NNAJ, generan una base para la garantía de sus derechos en sus territo-rios, los convierte en entornos seguros para su desa-rrollo, aumenta su autoestima, y fortalece los compro-misos mutuos con sus comunidades. De este modo, la infancia y la juventud adquieren y desarrollan un sentido de su poder y su autonomía, al tener la posi-bilidad de que sus voces sean escuchadas y tenidas en cuenta, y se plasmen finalmente en resultados que

les benefician directamente y/o benefician a sus co-munidades.

La participación infantil y juvenil en las políticas públi-cas dan a conocer a los NNAJ como actores claves de sus comunidades, y los motiva a informarse, educarse y responsabilizarse para conservar los espacios de participación ganados, a la vez que aumenta su cre-dibilidad en las instituciones y autoridades y su interés por los asuntos públicos, relativos al bien común.

Implicaciones para las personas adultas

La inclusión de la participación infantil y juvenil en los procesos de diseño, implementación, evalua-ción y rediseño de las políticas públicas implica:

• Transformar la mirada adulta sobre NNAJ : de considerarlos como beneficiarios a considerar-los como protagonistas de su propio desarrollo y el de sus comunidades.

• Ampliar los procesos de consulta a NNAJ para que sus miradas y perspectivas enriquezcan los planes de desarrollo y las políticas sociales.

• Compartir las decisiones con NNAJ, permitien-do que sus saberes y opiniones se encuentren

presentes en todo el ciclo de la política: su di-seño, implementación, evaluación y reformula-ción.

• Llevar a cabo procesos de rendición de cuentas ante NNAJ, reconociendo de este modo su ple-no derecho como ciudadanos.

• Promover en el barrio, la localidad, el municipio y la región, la articulación de las diferentes en-tidades de salud, educación, cultura, bienestar social, recreación y deporte, para que trabajen de manera conjunta con NNAJ y con las orga-nizaciones sociales del territorio en función del mejoramiento de su calidad de vida.

Ir al Contenido

Como niña, niño, adolescente o jovenTENGO DERECHO A PARTICIPAR

Participación: del derecho al hecho

Una nación es democrática en la medida que todos sus ciudadanos y ciudadanas participan y, niñas, niños y adolescentes son ciudadanos progresivamente.

El derecho a la participación es un derecho clave, es garantía de los demás derechos y fortale-ce en los NNAJ la capacidad de reflexión personal y colectiva, estimula el reconocimiento de opciones, les permite pensar en el largo plazo y mejora su capacidad para interesarse y actuar en los asuntos colectivos y públicos. Su ejercicio les permite incidir y aprender a confiar. Sin em-bargo, es un derecho poco reconocido que debe promoverse a lo largo de todo el ciclo vital (0 a 26 años), en los diferentes escenarios de socialización (familia, escuela, comunidad, escenario público), en las diferentes áreas de derecho (existencia, desarrollo, protección, participación) y a lo largo de todo el ciclo de la política pública (formulación, implementación, seguimiento,

monitoreo y evaluación).

Uno de los tantos factores que inciden en el bajo reconocimiento del derecho a la partici-pación, es la poca conciencia o nula preocupación existente sobre su importancia en los propios NNAJ, en las personas adultas, en las ONGs y en las entidades gubernamentales. El saber y las prácticas disponibles sobre enfoques de participación, metodologías, estrategias de promoción e indicadores para el seguimiento y monitoreo al derecho a la participación son casi inexistentes o desconocidas. Frente a esta situación, resulta evidente para la Mesa de Participación de NNAJ de la Estrategia Hechos y Derechos, la necesidad de desarrollar acciones para fortalecer la participación de NNAJ en todos los escenarios en los que trans-curre su vida. Un primer aporte son estas Seis claves, que trazan un marco conceptual y

operativo para su participación auténtica, significativa y protagónica.

Participación de niñas, niños, adolescentes y jóvenes

Ir al Contenido

1 Seis Claves - unicef.org · Mireya Afanador Mercedes Jiménez Barros Olga Isaza De Francisco ... Lo hace de manera especial con NNAJ, cuyos dere-chos son el motivo de la Estrategia - [PDF Document] (2024)
Top Articles
Latest Posts
Article information

Author: Jonah Leffler

Last Updated:

Views: 5726

Rating: 4.4 / 5 (65 voted)

Reviews: 80% of readers found this page helpful

Author information

Name: Jonah Leffler

Birthday: 1997-10-27

Address: 8987 Kieth Ports, Luettgenland, CT 54657-9808

Phone: +2611128251586

Job: Mining Supervisor

Hobby: Worldbuilding, Electronics, Amateur radio, Skiing, Cycling, Jogging, Taxidermy

Introduction: My name is Jonah Leffler, I am a determined, faithful, outstanding, inexpensive, cheerful, determined, smiling person who loves writing and wants to share my knowledge and understanding with you.